Archive for the ‘Países’ Category

Enoturismo por Chile

13 enero 2010

CON EL DIABLO EN EL CUERPO

Si está en Santiago de Chile, considere también una visita a la bodega Concha y Toro, responsable de las marcas Casillero del Diablo, Concha y Toro, Sunrise, Frontera y Don Melchor.

Llegar a este lugar, desde la ciudad de Santiago, le tomará, aproximadamente, una hora y veinte minutos y tan solo al cruzar sus puertas uno se siente en algún lugar muy lejano de la siempre caótica capital.

Durante su recorrido apreciará la bella casona donde la familia Concha y Toro solía veranear y que, por un momento, nos recuerda alguna escena de “Lo que el viento se llevó”. Caminará entre los viñedos y, siempre acompañado de un muy bien informado guía, llegará a la mítica bodega de esta firma.

Lo de mítica no es un halago gratuito, pues entre los recovecos de esta se esconde el diablo. Sí, el diablo que resguarda que nadie se robe las botellas de don Melchor Concha y Toro. El diablo, o una sombra de él, se le aparecerá en lo profundo de las bodegas, listo para ser retratado.

Y no puede abandonar la bodega sin pasar por su tienda. No solo encontrará vinos para todos los bolsillos, sino también souvenirs y artículos relacionados a la cultura vitivinícola.

EN LOS REINOS DE COUSIÑO Y MACUL
A tan solo 20 minutos de la ciudad de Santiago de Chile lo espera la bodega Cousiño y Macul. Allí no solo aprenderá cómo la vid se transforma en vino, sino el minucioso trabajo que este proceso requiere, pues deben controlarse variables tan caprichosas como la temperatura o humedad del ambiente, cuidados encomendados a los enólogos que tratan a cada cosecha con la misma dedicación que a un hijo pequeño.

Durante su recorrido verá las barricas de roble francés que contrastan con maquinaria vitivinícola más moderna. Le echará un vistazo a la vinoteca que guarda vinos desde 1927 y que conserva la historia de las cosechas de la marca y le hablarán también del icónico vino Lota (creado para celebrar los 150 años de la viña) que demora tres años en lanzarse al mercado.

Tanta información se remata con una cata que incluye los anhelados vinos reserva. Apunte cuáles le gustaron más y cómprelos en la tienda de la bodega antes de que el licor haga estragos en su memoria.

EL TREN DEL VINO
Una experiencia solo para conocedores y fanáticos: el tren del vino. Este servicio se brinda en una locomotora de inicios del siglo pasado. Los turistas parten en bus de Santiago de Chile y llegan a la ciudad de San Fernando. Este es el punto de partida para tomar el tren que durante 42 kilómetros le ofrecerá degustaciones de vino, música en vivo y una guía.

Llegará al valle de Colchagua y podrá elegir entre distintos programas turísticos que van desde US$60 hasta US$500. Algunos incluyen alojamiento, paseos en teleférico, visitas a museos, etc

TODO POR LA WEB
Para los interesados en hacer turismo de vinos y organizar su viaje desde Lima, el portal web Turis Vino les será de utilidad. Ingrese y dele un vistazo a la oferta turística de 37 viñas chilenas. Reserve los recorridos que le llamen la atención y haga el pago con su tarjeta de crédito. Al llegar a la ciudad elegida, tendrá su tour esperándolo. Las reservas se pueden hacer desde cualquier lugar del mundo, atienden las 24 horas y los 365 días del año.

DATOS PRÁCTICOS
En las bodegas Concha y Toro y Cousiño y Macul encontrará tours desde US$15. Todos los recorridos incluyen catas.

No se emocione y compre con inteligencia. Recuerde que las botellas deberá llevarlas en el equipaje facturado y que, si no está debidamente embalado, corre el riesgo de que se rompan.

Si va a comprar con dólares, lleve billetes chicos (de US$20). En algunas bodegas no aceptan billetes de US$100. Ya saben nuestros lectores que no siempre lo más caro es lo mejor. Hay que catarlos y decidir en función del vino y del propio gusto de cada uno!

…y por favor diviértanse,

Anuncios

Oporto y su encanto nocturno

3 enero 2010

Por la noche, la ciudad de Oporto adquiere un encanto muy particular. el mágico reflejo de la luna sobre el Duero. Y es en este momento que Oporto se viste de fiesta para agradar a propios y ajenos.

 Ribera de Oporto Puente Dom Luis I

 La Ribera es el lugar que concentra la atención durante las noches de Oporto. Aquí, donde las calles desembocan en el río, se encuentra la gente para pasar buenos momentos con amigos. Parece inevitable el magnetismo que generan los ríos y su interminable vocación de confluencia (qué se lo digan al Río Guadalquivir en Sevilla en la calle Betis!)..

 En esta zona de Oporto nos encontraremos con un buen número de terrazas con inmejorables vistas al Duero. Los conserjes o recepcionistas de los hoteles en Oporto tienen su preferida a la hora de dar consejos, pero sea la que fuere que nos hayan recomendado, valdrá la pena. Y en caso de que uno sea desconfiado, se recorren todas y punto.

 Las catas de vino es un clásico, no vamos a venir a Oporto y no tomar vino. Por precios más que moderados tendremos la oportunidad de degustar entre los diferentes tipos de vino de Oporto -Blanco, Vintage y Rubi-.

 Pero antes de dedicarnos a la agobiante tarea de corroborar si es verdad la fama que tienen los vinos de Oporto  debemos cenar primero, si es que queremos durar lo suficiente en nuestra cruzada. Para esto les recomiendo el bacalao, aquí en Oporto lo cocinan de tan variadas maneras que uno puede pasar todo el viaje comiendo a este bendito pez y no darse cuenta.

 Otra de las opciones culinarias de Oporto es una especie de sandwich que aquí llaman Francesinha que llevaba de todo, huevo, salchichas, chorizo, carne, salsa picante, queso y más. La verdad que sería complicado ponerse a contar todos los ingredientes de dicha comida, ya que seguro lleva algún elemento escondido que se nos escapa debajo de toda la salsa.

 Lo recomendable para no cansarse tanto al regreso de una noche agitada, sobre todo porque va a ser muy probable que se encuentre con una calle en subida y a las 4 de la mañana no le recomiendo que sean muchas, es que busque hoteles cerca de Puente Dom Luis I, ya que es en torno a esta zona donde se concentra buena parte de la actividad nocturna de Oporto. Uno que les recomiendo para su estancia en Oporto es el Pestana Porto Hotel, de 4 estrellas, ubicado a un poco más de 250 m del puente en cuestión.

 Ah!, otra cosa más, eso de que en Lisboa se divierte y Oporto trabaja es solo un mito.

Los mejores Hoteles del Vino del MUNDO

29 diciembre 2009

Ya sea usted un irreductible aficionado al viejo mundo o un evangelista del nuevo, hay un hotel dedicado al vino y situado en medio de viñedos que se adapta perfectamente a sus gustos en algún lugar de nuestro planeta. He aquí la selección de los cinco mejores, en la opinión del sitio de internet dedicado a los hoteles con encanto Mr. & Mrs. Smith, tal y como lo ha recogido la agencia Reuters. Entre ellos, por cierto, no hay ninguno en España: una elección discutible sin duda. Y un recuerdo: en nuestro hemisferio es invierno, pero en el otro se aproxima ya la vendimia.

1. Calistoga Ranch, Valle de Napa, Estados Unidos
El valle de Napa, en California, es el corazón de la tradición vitícola de EEUU: un enclave verde y despreocupado que deleita con su clima bendecido por el sol. Calistoga Ranch, una colección de 48 cabañas de madera metida en un bosque de pinos y robles, es una encarnación sumamente romántico del ambiente informal y acogedor del valle. La finca tiene su propio viñedo, su marca de vinos y una sala de cata. Bodegueros y enólogos de toda la zona se acercan a mostrar sus productos durante todo el año, y uno podría dedicar una semana a la lectura de la la carta de vinos en el restaurante, y no digamos lo que se tardaría en probarlos todos… Además, los huéspedes que quieran pringarse las manos pueden participar en la vendimia, la entrada de la uva en bodega y la poda. El spa del hotel, the Bathhouse, utiliza el agua mineral de Calistoga, ofrece numerosos tratamientos de remojo, exfoliantes y masajes, y el elegante restaurante Lakehouse es uno de los más célebres de Napa. http://www.calistogaranch.com/

2. Hawksmoor House, Viñedos del Cabo, Sudáfrica
Casa de huéspedes muy original en la finca vitícola Matjieskuil, a media hora de Ciudad del Cabo, Hawksmoor House le permite una mirada nostálgica al mundo de los ‘Winelands’ de Sudáfrica como era antaño: desayunos perezosos en la veranda, paseos por la viña, cócteles al atardecer en el porche y opíparas cenas en un comedor del siglo XVIII. No hay que esperar estallidos culinarios de tres estrellas: aquí se practica un estilo casero y sencillo, llevado hasta su perfección y – complementado con una espectacular puesta de sol. La finca cultiva sus propias uvas, y con sus vinos de marca propia alimenta su profunda bodega, pero hay que tantos viñedos cercanos (Stellenbosch, para empezar) que usted puede hacer una gira de catas por el sin moverse de su sillón. http://www.hawksmoor.co.za/Framework/Index.asp?PagerName=Home
3. , Toscana, Italia
Este villa restaurada con 10 habitaciones bien puede ser el mejor lugar del mundo donde esconderse si a usted le gusta el chianti. Situada en medio de la inimitable campiña toscana, con sus cipreses, olivos y, por supuesto, ondulados viñedos, este hotel de un lujo rústico está perfectamente situado para pasear entre los viñedos o explorar las ciudades del vino de la región, tales como Montepulciano y Montalcino, o mecas de la cultura y la gastronomía toscanas como Siena y Florencia. El restaurante es la joya de la corona de la Villa Bordoni, y ofrece una excelente selección de productores de Chianti Classico de la localidad. Además, el Batàr 2001 de Querciabella, que es lo más parecido a un Montrachet, es un paraíso líquido. http://www.villabordoni.com/

4. Le Relais de Franc-Mayne, Saint-Émilion, Francia
Rodeado por siete hectáreas de exuberante viña de Saint-Émilion, este ‘château’ del siglo XVI está en el corazón de la región vinícola de Burdeos. Es un híbrido enrollado de bodega de elaboración y hotel con encanto, con mucho estilo. El exterior es del estilo clásico girondino del XVII; dentro, las nueve habitaciones del hotel comparten espacio con la parafernalia de la viticultura y la enología, la llamativa sala de vinificación renovada donde los huéspedes pueden aprender de los expertos cómo se hace el vino, y las bodegas subterráneas, donde reposan barrica tras barrica de delicioso líquido. El hotel ofrece sesiones de cata gratuitas y, para los más decididos, Vignobles & Châteaux dirige aquí cerca una escuela de vino no residencial. http://www.relaisfrancmayne.com/

5. The Louise, valle de Barossa, Australia
Rival del valle del río Hunter por el título de capital del vino de Australia, Barossa es un lugar de peregrinación para lamantes del vino y gourmets por igual. The Louise es donde van los realmente exigentes, un bastión de refinamiento urbano en una región profundamente rústica, con 15 suites modernas y maravillosas y un sentido reverencial, casi monacal, cuando la conversación de adentra en cuestiones del vino. Con más de 100 bodegas a un tiro de piedra, usted podría fácilmente pasarse toda su estancia saltando de un tinto poderoso de Barossa a otro. Donde hay vino maravilloso, una cocina fabulosa nunca está muy lejos: el restaurante del hotel (hay que reservar) merece por sí solo el viaje. Ofrece un menú de temporada ‘locavorous’ cuyos ingredcientes proceden todos de no más de 30 kilómetros de distancia. Como era de esperar del nombre del restaurante -Appellation- la carta de vinos es memorable. http://www.thelouise.com.au/

Enlaces Relacionados: