Archive for the ‘Hoteles’ Category

Descanso y gastronomía en San Sebastián

3 febrero 2010

Hotel Villa Soro, San Sebastián.

 

Se trata de una Villa de finales del siglo XIX, declarada Patrimonio Histórico de la Ciudad de San Sebastián: un Hotel muy especial.

La villa fue construida en 1898 por Don Ramón Londaiz para su hija María con motivo de su matrimonio con Don Luis Gaytán de Ayala. Durante varias generaciones, la familia Gaytán de Ayala vivió en esta villa, cuyo nombre original era Eguzki Soro.

Cuidadosamente restaurada, acoge un Hotel familiar de solo 25 habitaciones. Cada una de ellas tiene una decoración diferente, pero todas son igual de elegantes.

Predominan los detalles sencillos, los buenos tejidos, las maderas nobles y la luz natural que inunda cada rincón de las habitaciones, que han sido decoradas con obras de artistas guipuzcoanos como Jorge Oteiza, entre otros.

La característica más sorprendente de este Hotel de ambiente tranquilo e íntimo, es que se encuentra en el centro de la ciudad, a 10 minutos andando de la playa de la Zurriola, del Kursaal y de la parte vieja.
San Sebastián ofrece una gran variedad de actividades gastronómicas:

Desde los chefs consagrados como Juan Mari Arzak (3* Michelin, situado a 500 metros del hotel), Pedro Subijana (3* Michelin), Martin Berasategui (3* Michelin) o Zuberoa (2* Michelin) hasta los immejorables pinchos de la parte vieja de la ciudad, y sin olvidar las jóvenes promesas como Andoni Aduriz (Mugaritz – 2* Michelin) y los clásicos como Cámara en Pasajes o Rekondo y Txomin, San Sebastián tiene una impresionante oferta gastronómica.

Las tradicionales sociedades gastronómicas como la Sociedad Gastronómica o Gaztelupe son otros ejemplos del puesto muy relevante que ocupa el buen comer en esta ciudad.

Llena de reminiscencias arquitectónicas de la Belle Epoque cuando fue un balneario cosmopolita y residencia veraniega de la familia real, abierta hacia el mar, cuna de grandes artistas como Eduardo Chillida o Ignacio Zuloaga, y capital gastronómica por excelencia.

Anuncios

Los mejores Hoteles del Vino del MUNDO

29 diciembre 2009

Ya sea usted un irreductible aficionado al viejo mundo o un evangelista del nuevo, hay un hotel dedicado al vino y situado en medio de viñedos que se adapta perfectamente a sus gustos en algún lugar de nuestro planeta. He aquí la selección de los cinco mejores, en la opinión del sitio de internet dedicado a los hoteles con encanto Mr. & Mrs. Smith, tal y como lo ha recogido la agencia Reuters. Entre ellos, por cierto, no hay ninguno en España: una elección discutible sin duda. Y un recuerdo: en nuestro hemisferio es invierno, pero en el otro se aproxima ya la vendimia.

1. Calistoga Ranch, Valle de Napa, Estados Unidos
El valle de Napa, en California, es el corazón de la tradición vitícola de EEUU: un enclave verde y despreocupado que deleita con su clima bendecido por el sol. Calistoga Ranch, una colección de 48 cabañas de madera metida en un bosque de pinos y robles, es una encarnación sumamente romántico del ambiente informal y acogedor del valle. La finca tiene su propio viñedo, su marca de vinos y una sala de cata. Bodegueros y enólogos de toda la zona se acercan a mostrar sus productos durante todo el año, y uno podría dedicar una semana a la lectura de la la carta de vinos en el restaurante, y no digamos lo que se tardaría en probarlos todos… Además, los huéspedes que quieran pringarse las manos pueden participar en la vendimia, la entrada de la uva en bodega y la poda. El spa del hotel, the Bathhouse, utiliza el agua mineral de Calistoga, ofrece numerosos tratamientos de remojo, exfoliantes y masajes, y el elegante restaurante Lakehouse es uno de los más célebres de Napa. http://www.calistogaranch.com/

2. Hawksmoor House, Viñedos del Cabo, Sudáfrica
Casa de huéspedes muy original en la finca vitícola Matjieskuil, a media hora de Ciudad del Cabo, Hawksmoor House le permite una mirada nostálgica al mundo de los ‘Winelands’ de Sudáfrica como era antaño: desayunos perezosos en la veranda, paseos por la viña, cócteles al atardecer en el porche y opíparas cenas en un comedor del siglo XVIII. No hay que esperar estallidos culinarios de tres estrellas: aquí se practica un estilo casero y sencillo, llevado hasta su perfección y – complementado con una espectacular puesta de sol. La finca cultiva sus propias uvas, y con sus vinos de marca propia alimenta su profunda bodega, pero hay que tantos viñedos cercanos (Stellenbosch, para empezar) que usted puede hacer una gira de catas por el sin moverse de su sillón. http://www.hawksmoor.co.za/Framework/Index.asp?PagerName=Home
3. , Toscana, Italia
Este villa restaurada con 10 habitaciones bien puede ser el mejor lugar del mundo donde esconderse si a usted le gusta el chianti. Situada en medio de la inimitable campiña toscana, con sus cipreses, olivos y, por supuesto, ondulados viñedos, este hotel de un lujo rústico está perfectamente situado para pasear entre los viñedos o explorar las ciudades del vino de la región, tales como Montepulciano y Montalcino, o mecas de la cultura y la gastronomía toscanas como Siena y Florencia. El restaurante es la joya de la corona de la Villa Bordoni, y ofrece una excelente selección de productores de Chianti Classico de la localidad. Además, el Batàr 2001 de Querciabella, que es lo más parecido a un Montrachet, es un paraíso líquido. http://www.villabordoni.com/

4. Le Relais de Franc-Mayne, Saint-Émilion, Francia
Rodeado por siete hectáreas de exuberante viña de Saint-Émilion, este ‘château’ del siglo XVI está en el corazón de la región vinícola de Burdeos. Es un híbrido enrollado de bodega de elaboración y hotel con encanto, con mucho estilo. El exterior es del estilo clásico girondino del XVII; dentro, las nueve habitaciones del hotel comparten espacio con la parafernalia de la viticultura y la enología, la llamativa sala de vinificación renovada donde los huéspedes pueden aprender de los expertos cómo se hace el vino, y las bodegas subterráneas, donde reposan barrica tras barrica de delicioso líquido. El hotel ofrece sesiones de cata gratuitas y, para los más decididos, Vignobles & Châteaux dirige aquí cerca una escuela de vino no residencial. http://www.relaisfrancmayne.com/

5. The Louise, valle de Barossa, Australia
Rival del valle del río Hunter por el título de capital del vino de Australia, Barossa es un lugar de peregrinación para lamantes del vino y gourmets por igual. The Louise es donde van los realmente exigentes, un bastión de refinamiento urbano en una región profundamente rústica, con 15 suites modernas y maravillosas y un sentido reverencial, casi monacal, cuando la conversación de adentra en cuestiones del vino. Con más de 100 bodegas a un tiro de piedra, usted podría fácilmente pasarse toda su estancia saltando de un tinto poderoso de Barossa a otro. Donde hay vino maravilloso, una cocina fabulosa nunca está muy lejos: el restaurante del hotel (hay que reservar) merece por sí solo el viaje. Ofrece un menú de temporada ‘locavorous’ cuyos ingredcientes proceden todos de no más de 30 kilómetros de distancia. Como era de esperar del nombre del restaurante -Appellation- la carta de vinos es memorable. http://www.thelouise.com.au/

Enlaces Relacionados: